¿Alojarse en un apartamento o en un hotel? Ventajas e inconvenientes

A la hora de buscar un alojamiento en nuestro destino, se nos plantean principalmente dos alternativas: buscar un apartamento o buscar un hotel.

En nuestro caso, antes casi siempre buscábamos alojamiento en hoteles por la comodidad a la hora de reservar, por la flexibilidad que proporciona en determinados casos el poder cancelar la reserva sin coste y porque se pueden encontrar buenas ofertas en hoteles en momentos puntuales.

Ahora sin embargo, también buscamos alojamiento en apartamentos sobre todo porque en determinadas fechas es muy difícil encontrar un hotel a buen precio, porque nos ahorramos dinero en comidas y porque generalmente solemos tener menos problemas para viajar con nuestro perro.

Por ello, he decidido resumir aquí lo que considero que son las principales ventajas que tienen los apartamentos frente a los hoteles y viceversa por si te resulta de utilidad.

Ventajas de los apartamentos frente a los hoteles

1- Son más baratos, sobre todo para viajar en familia o para viajar en grupo ya que el precio por persona/noche suele disminuir cuantas más plazas disponga el apartamento. Para estancias largas los apartamentos suelen ofrecer precios más económicos por persona/noche que para estancias cortas y además en temporada alta los precios de los hoteles suelen dispararse mientras que los precios de los apartamentos suben con mayor moderación.

2- Permiten ahorrar dinero en comidas, ya que la mayoría de los apartamentos están equipados con cocina, electrodomésticos y utensilios de cocina. Puedes hacer una compra como si estuvieras en casa y hacerte de comer en el apartamento. Te ahorrarás dinero ya que no tendrás la necesidad de comer siempre fuera. Aún así, te recomiendo no abusar de ello y no interrumpir lo que estés visitando ese día por el simple hecho de tener que volver a comer al apartamento. En esos casos, quizás es mejor desayunar y cenar en el apartamento pero comer fuera para aprovechar mejor el día.

3- Ponen menos problemas para aceptar perros. Por experiencia propia, pienso que el porcentaje de apartamentos que aceptan perros es bastante superior al porcentaje de hoteles que lo hacen. Además, los apartamentos suelen funcionar con fianzas mientras que los hoteles suelen funcionar con suplementos. Aún así, te puedes encontrar, por ejemplo, con apartamentos que no admitan perros y con hoteles que si los admitan (y además gratis), pero no suele ser la tónica general.

4- Proporcionan mayor privacidad. La privacidad que te da un apartamento no te la va a dar ningún otro tipo de alojamiento, ya que generalmente podrás entrar y salir del mismo sin tener que cruzarte con nadie. Además podrás, por ejemplo, desayunar en pijama, algo que no sería posible si te alojaras en un hotel. Además, en un apartamento podrás invitar a gente, de forma que si estás alojado en una ciudad en la que vive algún amigo, podrías invitarlo a cenar una noche a tu apartamento sin mayor problema, lo cual no sería posible si estuvieras alojado en un hotel.

5- Disponen de más espacio. Los apartamentos son mucho más grandes que una habitación de hotel y además te ofrecen la posibilidad de disfrutar de diferentes zonas como pueden ser: una cocina con una mesa donde poder comer, un salón con un sofá donde poder ver la tele y una habitación con una cama donde poder descansar. En los apartamentos puedes hacer vida, mientras que en los hoteles solo puedes dormir.

6- Libertad de horarios. En un apartamento podrás desayunar, comer y cenar a la hora que te apetezca sin tener que estar pendiente de los horarios que tienen, por ejemplo, los servicios de comidas de los hoteles. Además, podrás dormir tranquilamente por las mañanas hasta la hora que quieras sin tener que estar pendiente de la hora a la que pasa el servicio de limpieza de habitaciones. Por último, tendrás mayor flexibilidad horaria a la hora de dejar el apartamento, sobre todo si se trata de un apartamento alquilado a un particular.

7- Las fotos se suelen ajustar más a la realidad, ya que en los hoteles suelen poner fotos solamente de las mejores habitaciones y luego nos alojan en habitaciones bastante diferentes a las que nos han mostrado en las fotos. En el caso de los apartamentos, sobre todo en los alquilados a particulares, las fotos suelen ser del lugar en el que vamos a alojarnos. Seguramente estarán hechas de forma que se minimicen los aspectos negativos del apartamento, pero aún así será mejor eso que el hecho de ver unas fotos de unas habitaciones que no serán iguales a las nuestras tal y como pasa en un hotel.

8- Posibilidad de convivir con tus compañeros de viaje. Si viajas en grupo, en un apartamento podrás compartir muchas más anécdotas y momentos con tus compañeros de viaje, mientras que en un hotel el grupo tendrá que subdividirse en parejas o tríos para alojarse en diferentes habitaciones. Al final los viajes son un conjunto de anécdotas y en los apartamentos se hace más propenso tenerlas que en los hoteles. Hay apartamentos que permiten alojar grupos de hasta 10 o 12 personas.

9- Piscina o terraza propia. En algunos casos, en función de las características del apartamento, puede ser que este cuente con piscina o terraza propia. Es un auténtico lujo el poder disfrutar de una piscina o una terraza privada para ti, algo que en algunos apartamentos tendrás a tu alcance sin tener que pagar un precio excesivo y que sin duda no podrás encontrar en un hotel.

Ventajas de los hoteles frente a los apartamentos

1- La reserva es más sencilla y flexible. Hay muchas páginas en las que se puede reservar un hotel con solo introducir la ciudad, la fecha de entrada/salida y la cantidad de personas. Nos aparecerá un listado de los hoteles que están disponibles en las fechas seleccionadas y podremos reservar uno introduciendo los datos de nuestra tarjeta de crédito. Esto en el caso de los apartamentos no suele ser posible ya que no hay tantas webs de reserva como las hay para los hoteles, los calendarios de disponibilidad no suelen estar actualizados y siempre se hace necesario escribir un email o realizar alguna llamada al apartamento. El proceso de reserva es más lento y generalmente tendrás que pagar una fianza por transferencia bancaria para hacer la reserva, lo cual te aporta menor flexibilidad a la hora, por ejemplo, de hacer un viaje en ruta.

2- La recepción suele estar disponible 24 horas y los fines de semana. En un hotel siempre hay una recepción y en la misma suele haber personal del hotel prácticamente las 24 horas del día y los fines de semana. Por el contrario, en un apartamento, no suele haber un lugar físico donde encontrar a personal del mismo por lo que el check-in y el check-out suele hacerse a la hora que se acuerde con la agencia o con el propietario del apartamento. Si la llegada es por la noche o en fin de semana, podemos sufrir algún recargo.

3- No suelen cobrar cargos adicionales inesperados. En los hoteles el precio que se paga en la reserva suele ser el precio final (a no ser que viajemos con perro, en cuyo caso pueden cobrarnos un suplemento). Sin embargo, en los apartamentos, podemos llevarnos alguna sorpresa en el caso de que nos cobren algún cargo adicional inesperado por llegar en fin de semana, por la limpieza del apartamento a nuestra salida o por otros conceptos. Es importante hablar de todos estos temas con la agencia o con el propietario del apartamento antes de realizar la reserva.

4- Suelen estar más cerca del centro. Por experiencia propia, pienso que los hoteles están algo más céntricos que los apartamentos, aunque también pienso que son más caros. Esta es una cuestión que variará en función de cada caso concreto, ya que puede ser que nos encontremos con apartamentos céntricos a buen precio en una ciudad en la que los hoteles baratos estén más alejados. Lo importante, independientemente de donde te alojes, es tener una boca de metro o una parada de autobús cerca para desplazarte fácilmente al centro de la ciudad.

5- Tienen servicios adicionales. Los hoteles nos proporcionan una serie de servicios adicionales que no tenemos disponibles en el caso de alojarnos en un apartamento. El servicio de comida de los hoteles, el servicio de guarda-equipaje si llegas antes o si quieres salir más tarde o el servicio de limpieza diaria de la habitación son algunos de ellos. El servicio de comida suele pagarse aparte ya que cada vez son menos los hoteles que ofrecen la media pensión como modalidad estándar de alojamiento.

6- No pierdes tiempo haciendo la comida u organizando la habitación. Los hoteles, como acabamos de comentar, disponen de servicio de comida por lo que puedes bajar a comer a su restaurante pagando un suplemento sin tener que preocuparte de hacerte tu mismo la comida como tendrías que hacer en un apartamento. Además, los hoteles también disponen de servicio de limpieza de habitaciones por lo que cuando vuelvas al hotel por la tarde/noche te encontrarás la habitación limpia y organizada sin tener que perder tiempo haciéndolo tu.

7- Personal siempre disponible. En un hotel siempre tendrás una recepción a la que podrás acudir para solucionar cualquier problema que se te presente, mientras que en el caso de los apartamentos no suele haber una recepción física donde acudir y si tenemos algún problema tendremos que llamar por teléfono a la agencia o al propietario del apartamento para que nos lo solucione.

Nosotros últimamente le estamos cogiendo el gustillo a los apartamentos por los motivos que te comenté al principio y cada vez estamos utilizando más ese tipo de alojamiento, pero tu: ¿Donde prefieres alojarte en apartamento o en hotel? ¿Que es lo que más valoras de un apartamento y de un hotel?

¿Te ha gustado el artículo o te ha parecido útil? Puedes compartirlo con tus amigos haciendo clic en los botones de Facebook, Twitter o Google + que puedes encontrar más abajo. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *